viernes, junio 26, 2015

Los andilis del'agua: La Fuente Vieja de Talavera i la serena

No mu largu de Talavera, ena costana del cerru que la upa, al norti entre el puebru i l'Antrín Secu está una delas pocas fuentis que sobrevivierun al Plan Badajoz. Es la que los talaveranus llaman la Fuente o la Fuente Vieja.

Caminu vieju pa Lobón. Entovía s'aprecian las con pieras del pisu.
 An pie del caminu vieju que diva pa Lobón (digu diva, porque quandu aparcelarun i echarun las cequias, el caminu se conserva namás parcialmenti en angunus cachus), antiguamenti la Cañá de Lobón, está levantá una fuenti modesta con una mitología más antigua que la propia hechura dela fuenti. 

 La fuenti está, velaí, en una hilera ondi se alevantavan norias que regavan la parti baxera del puebru, uertas delas que entovía quea anguna junta'l canal que atraviessa agora el lugal. Un mapa de 1933 asseñala tres norias i un pozu enantis del vau del Antrín. Pola parti dela fuenti no ei síu escapás de vel la que pon el mapa, pos está la costana llena d'escombrius. 

 Ogañu está alambrá, con un emparrau i mucha fusca al reol, de má que es compricau apreciá-la en conjuntu. Polo que se vei, es una fuenti de hechura basta, con ladrillu cozíu colorau conos que están hechas las parelis i el perimetru. 

 En el cuerpu central es ondi está la propia fuenti. No tien cañu, peru se osserva el buracu ena paré pondi sal el'agua. Al reol dela fuenti ai una paré baxa que arroea la costrución, hiziendu un uecu a ca lau i con desagüi i passu, tó de ladrillu colorau. 

Tola hechura recuerda ala delos brocalis delas norias i delas albercas dela comarca, de má que poemus barruntal que son costrucionis dela mesma quinta. La fuenti original, dela que no tenemus datus, quiciá huera namás el manantíu o alguna hechura cenzilla de piera. 

Sin embargu, esta fuenti no es soná polos ladrillus coloraus, sino pola serena que del'agua se vía. Comu otras estorias que ei recadau ena Puebla, las serenas talaveranas tamién s'alimentavan de pescau i se bulravan dela genti incultandu-si. Mejol cuenta el relatu Antonio Gómez en el blogui Crónicas de Talavera: 

Cuenta la leyenda que en la Fuente vivía una hermosa sirena, que salía al caer la tarde y de noche, a cantar.
Había campesinos que agradecidos, por que la sirena les había regado sus huertas durante la noche, le dejaban en el brocal de la fuente pescado para que se alimentara. Y comprobaban a la mañana siguiente que sólo quedaban las espinas.
Una señora (nacida a principio de los años 30 del pasado siglo y vecina del Rollo) recuerda como una mujer embarazada, acudía todos los días, al atardecer, “a tirarle la piedra a la sirena”. No supo decirme si el embarazo era deseado o no, o si el rito iba encaminado a que el embarazo se interrumpiera o siguiera sin complicaciones.
Era frecuente que niños y niñas, durante los años cuarenta y cincuenta, se acercaran a la fuente, sobre todo al atardecer, para ver si pillaban a la sirena. Costumbre muy recordada por los mayores, sobre todo mujeres.
Para más enteracionis, recomiendu leel el endilgu enteru achuchandu aquí, con testimonius i otras conseñas delas serenas en Talavera.

No hay comentarios: