miércoles, septiembre 18, 2013

L'Alcaçava pol cordel de Barbañu

Alegra la vista los verdis i brancus dela primavera, peru el amarillu junta las riveras alo últimu del veranu no disgustan: más, se gozan con una especii de mangria polas tardis que vuelan en setiembri. En cata d'essus coloris hui esta tardi i pa essu tuvi de dil largu, por caminus pocu transitaus, ata dal con el cordel de Barbañu.


Mapa dela parti retratá
 Cogiendu un día más el caminu del'Alcaçava pol Cerru Gordu, ahilamus palantri en busca dela Dehesa Nueva, una delas esquinas del enormi términu de Méria que s'entra en el del Montiju.
Vega del'Alcaçava
 Los olivaris, la tierra colorá se vain perdiendu ata dal con una vega llana de pastus, ogañu vazía de ganaus, antañu, términu del vieju cordel. Varius caminus atraviessan el caminu l'Alcaçava, el primeru, el dela Verea Colorá, la que atraviessa los Arenales, paralelu del cordel i que vai pal cortiju del Paxaritu. 



 

Caseta del Paxaritu

Camino del Montijo,

enos Arenales,

se perdió el librillo 
delos cantares.
La Verea Colorá buscandu los Arenales

 Siguimus buscandu el cruzi con el caminu del Zánganu i vemus dos grandis cortijus, el de Capote i el de Juan Bautista, arroeaus dambus por un prantonal de olivus que subin i abaxan polos lombus escurus i derechus. Un regatuelu sin nombri atraviessa el olival callau pola huerça del veranu.
El cortiju de Capote

Prantonal

El cortiju de Juan Bautista
 Por fin apareci el cruzi, antigua autovía de frailis i ganaus, el caminu'l Zánganu que vien a moril andi naci el cordel de Barbañu: en l'Alcaçava.
El caminu'l Zánganu
 El caminu passa pola chova del cortiju de Juan Bautista, que con una aparencia moderna pocu tien de vel con la fachá i los techus del antiguu cortiju. A pocu a pocu, hiziendu ringurrangus entre el prantonal vai ajorrandu el caminu ata dal cona rivera.
Pal vau
 Allí un vau anchu atraviessa la rivera entre dos charcus, seguramenti pocu que vel conas corrientis del iviernu, que los viejus frailis temían más que ná si tenían que passal por aí. Essi es el testimoniu de Antonio de Truxillo, quien en 1693, en contandu-mus la muerti del fraili Domingu del conventu de Luriana, dizi:


«No obsſtante ſe dize paſsò la Rivera de la Alcaçava, que corre junto al Montijo muchas vezes en ocaſion que iba ſumamente crecida, y que en ninguna manera podía vadearſe».

L'Alcaçava

L'Alcaçava
 Sigún mos arrimamus alas cuestas delos cerrus del'Alcaçava el cordel se retuerci en retortuñas i el pisu del caminu se racha polas correntías del iviernu que hozan entre las barrancas. Dendi arriba, a 241 metrus, se vein los destensus campus montijanus i meritensis, los enzinaris dela dehesa al norti, los olivaris nuevus alos pies i los cortijus brancus chalpicandu los retratus.
Vistas dela vega del'Alcaçava. Al fondón, los cortijus de Capote i Juan Bautista
 Matas de verdis repegonis i d'otrus secus, alguna xara, chaparrus i enzinas tupin las laeras delos cerrus que comu lenguas s'avançan sobri la rivera buscandu bebel dun'agua que no está i ala que nunca llegan. Dozenas de lenguas dun Tántalu sequíu que alampa pol verdol dela Alcaçava.
Vegetación delos cerrus

Las lenguas de Tántalu
 Demientras la rivera sota con sus retortuñas ahuyi a pocu a pocu delos cerrus pa perdel-si el su manantíu acullá.
Los ringurrangus dela rivera

Olival de Maça
 La tardi mos dexa el verdi azituna i las escobas, el caminu rotu del cordel, de patrás atravessau por piaras, conociendu oi las rueas delos tó-terrenus i d'algún ciclista apantujau.
El cordel formi vai subiendu

Pinus del cordel
Estas lindis del Montiju son, dispensin el juegu de palabras, delas más lindas tierras que tien. No entendemus oi, i menus en veranu, cómu era tan importanti essi cordel que diva de Guadiana a l'Alcaçava, qué pastus precuravan los ganaerus, quántas recuas colarun por essa tallisca, quántas piaras ajorrarun ala feria del Montiju... Mentris que lo pensamus, amus a cantal la copra delos frailis:

Camino del Montijo
van doze frailes
tós llevan alforjas 
chicas i grandes 
i detrás delos frailes 
van doze monjas
camino delos frailes
delas alforjas.

1 comentario:

Antonio Rodriguez dijo...

Buenos caminos para hacer senderismo y que habría que potenciar. Un circuito que dependiendo de la estación del año encuentras diversas tonalidades y matizes. Andar por los caminos entre olivos, bordear la ribera desde la Vereda "Colorá" hasta el camino de San Pedro, cuando ésta lleva agua, es una gozada por el silencio que lo impregna todo, escuchando el correr del agua y observando la variedad de aves que encuentras en ella. Son mis caminos preferidos por nuestrto entorno.