lunes, noviembre 07, 2011

El Molino

Quandu a un sitiu lo mientan duna manera i assina le se conoci por generacionis, es porque antañu tuvu la su estoria. Esti es el casu de lugal que en mi puebru llaman "El Molino". El topónimu, no en baldi, escondía velaquí unu de los monumentus arquitectónicus de Val de la Calçá, tan antiguu comu desconocíu.

Des que en el mapa de promoción de Valdelacalzada en flor conas rutas las froris vidi que aparecía asseñalau de manera pocu crara "antiguu molinu harineru", ei estau con el píu de sabel ónde es que está essi molinu del que naidi habla i del que naidi sabi ná.
El molinu, en vera de Guadiana
Oi, por fin, m'aterminé a dil a peoncia ponde tenía entendíu que correspondía el tóponimu de "El Molino" i ande assín porcima endilgava el folletinu. Atrochandu senaras de bróquilis i un maizal púi siguil una vereína que atravessava un bardu de çarças, ahilandu pal ríu. Dispués de dil por una praná sin apeninas vegetación, mas que chopus nuevus i pinchus ensecus i repegonis de varius grandoris, diendu pa ponienti prencipiu a vél cómo vá apareciendu l'alamea, a estilu la mangá dun corral, arroeandu polos laus formi las vereas de caçaoris i animalis van ajuntandu-si. Sin perdel la verea, m'entru entre la fusca, pos los chuponis los ucalitus i las çarças componin passaízus de mó i manera que ai que agarval-si con cudiau de no enreal-si.
Muru la pesquera
Ca ves el caminu mas cerrau, enllenu por tós laus de fusca i con Guadiana a dambus laus pierdu tola esperança de dal con el molinu de que veu un regatolu que casava el braçu del norti con el ríu. Passu o no passu? Pos veleí, no diva allegau ata aí i un cachinu de charcu me diva a espantal, de mó que con una piera atravessá i un troncón d'ucalitu, queau allí por anguna trambullá, s'enxaretó, sin pedí-lu, una passilera. Palantri, palantri veu ya las repuntás de avel algu pallí: pieras grandis atierrás entre las raízis d'ucalitus i un poquinu mas alantri una carrefilera de ladrillus i pieras grandis, comu contuviendu el mansu braçu que se destendía la derecha. Era velaquí las pieras que sustenían la pesquera.
Muru sul el molinu cona ventanina de vegilancia
Sin pensá-lu ahilu palantri por cima de la rehilera de ladrillus -no avía otru caminu, pos el agua estava a dambus dos laus- i a los pocus metrus, tras de ucalitus nuevus se vei, por fin, un muru: era el molinu. Como quien halla un tesoru del que naidi sabi, l'alegría me hormigueava el pechu i el coraçón me fogareava, alampandu por vél qué avía drentu.
Unu de los tres tragaerus

Passil por cima los tragaerus
El chascu que m'estuvu de que veu que'l únicu passil que avía era por cima de los tragaerus del molinu i estava, comu apareci ena retrataúra, cerrau por cientus de taramallus, palus i çarças recolgonas. Tirandu de garroti desapartu la fusca como pueu, mirandu no resbalal pola seroja i, agarvau a las vezis, de roíllas otras, pui passal al otru lau del edificiu.
Puerta'l molinu
La entrá sostribá en el granitu desconocíu d'estas vegas i tapá quasi que por enteru polas çarças no conviava a entral, pero con el premissu del jersel que se hallava engarranchau por tós laus, pegué un estirantón, espejé con el bendu la puerta...
Interiol de la navi
Cona sangri hirviendu cona emoción dun zagal que esculca un castillu por primel ves veu qué guardan aquellus murus de piera. Una navi, no mas grandi que un graneru, conos murus aburacaus, el suelu sonandu a güecu i enllenu de aujerinus. Las pieras bajeras, cansás de moleal, con el arropiju d'ojas, dormían en el suelu... hucheás pola cámara de retratal.
Piera bajera
Al otru lau, tres güecus en el suelu atestigan el sitiu ande divan puestas vá muchus añus las compuertas que regulavan el passu del'agua la pesquera.
Güecu de compuerta en el llanu
Al hondón, una argolla está recolgandu enigmática i suspresa del escassu techu que ogañu quea, a la lus que le da la ventana de vegilancia que mira pa Guadiana, holgaziana i desatenta de los acessus el ríu.
Argolla
Detallinu de paré
El molinu, sina tolva embullendu los vagus, sin el rugíu de las muelas, sin el polvu de la harina, descansa múu i inacessibli, mirandu a Portugal, conas pieras arremollecías duna Guadiana siempri corriendu. Quiciá namás estén los sus murus assorongaus i las sus muelas aburrías, aspera d'otru vesitanti arresguñau o aspera de quien lo aderezi i assina el viajanti, ahitu de froris de la primera, s'ensomi pa Guadiana, en vera de la descotá orilla de La Barca.

No hay comentarios: