martes, agosto 30, 2011

Escuela de Cubillana

A renti de Guadiana, arroeau de maizalis i frutalis, entre Torremayol i Arroyu San Serván, se halla agachapau la antigua escuela monacal de Cubillana*. Pola su hechura i la su estoria es unu de los tesorus mejol escondíus de Las Vegas Bajas.
Cubillana, dende el caminu a la entrá la finca
Cubillana arça la su torri junta la carretera que ajunta Torremayol cona autovía A-5, ena margin gocha del ríu. Allí lleva el monesteriu dende el sigru VI i costitui unu de los restus visigodus mas emportantis de la comarca. Cubillana dizin de venil de Cauliana, caulas, que en latín senifica "cabana", "abriscu", cosa que casa polos restus ganaerus hallaus pallí.
Cubillana en el marcu arquitectónicu el cortiju
Antañu, entre los sigrus VI i VII, el monesteriu cauliensi hue el candil la sabiduría lusitana. En él aprendían estudiantis de toa la Lusitania, mas que ná, de Emerita, que no cai mu largu. Se conoci qu'era monacal polas referencias que ai a tentu d'esti lugal i enfuncionava de seminariu pa los nuevus sacerdotis lusitanus. En essa epoca, el nucliu prencipal de pobracion era Emerita, enque tamien estava Lykon (Lobón) i el Montiju d'agora estava prencipiandu a sel un puebru emportanti entre las dozenas villae que se esparramavan a dambus laus de Guadiana. Mesmu Torreáguila que está cerquina de Cubillana tuvu mucha emportancia en epoca visigoda. En passandu cerquina la calçá ata Olissipo i la vía la Prata, de juru que quien allina s'enseñavan divan endispues pa otrus lugaris la Península.
Orilla de Guadiana junta Cubillana
Antañu Cubillana costituía una aldeína ganaera, ena que casas, choçus, cabanas, abriscus i cancillas se hallarían al reol la escuela. Ogañu está el paisagi mu muau, por mó de los reguedíus i por mó de la puesta de ucalitus i vegetacion essógena. Antañu, la hesa i las orillas de çauzis se destendía por Guadiana, entrevolá muchas vezis entre forrajalis i los güertus las villas. La posicion estratégica de Cubillana, cerca de Emerita, pero alejá del barulleu la ciá, con tierras fertis ata la Sierra de Arroyu i con Guadiana anandu pol renti suya, dava tranquilera bastanti pal estudiu.
Torri la basílica junta las palmeras el cortiju
Angunas estorias cuenta paí que el rei don Rodrigu, aluspues la batalla Guadaleti, en ahuyendu pal norti, se refujó entre los murus de Cubillana, enantis de encarrehilal pa ponienti, a la Portugal d'ogañu.
Cubillana, tras de las viviendas el cortiju
Detalli la pingollina la torri
Dende ahuera el cortiju lo únicu que puei aprecial-si son angunas paeris la antigua basílica i dos de los tres cuerpus la torri. Enque tuvu enos sigrus posterioris a la costrucion angunas muacionis, entovía se vei arribota la hechura en ladrillu. Ca cara la torri tien dos ventanas en el cuerpu superiol con arcus de meyu puntu debujaus por baju el bastiol. Por cima ai una moldura que arrecuerda a una balaustrá, enque en mu mal estau de conservacion. Las decoracion de la parti mas alta está compuesta duna especii d'almenaras que gastan dos hormas, una triangulal i otra que sirvi de sostribu a los tiestus que se puein destinguil ena retrataúra. En ca esquina tien entovía los cañus de desagüi.
Unu de los muchus sillaris que están tiraus junta Cubillana
Las retrataúras d'arriba son las únicas que se puein echal dende la parti dahuera de Cubillana, porque ogañu, los restus i el edificiu se halla endrentu dun cortiju privau. Numerosus perrus tapan las puertas i los dueñus no dejan al vesitanti entral. Comu passa con otrus muchus restus antigüíssimus de Las Vegas Bajas no está a la vista, ni está cudiau, ni assestíu ni asseñalau por pretenecel a un particulal. Cuasi que naidi paquí sabi de la essestencia dun monesteriu visigodu junta Guadiana, porque el nombri de Cubillana está atijau a la finca i, ata hazi unus añinus, a la pesca.
Comu Cubillana ain ermitas, mosaicus, murus, norias, puentis... costrucionis de tolas epocas que quean aburrías, encultas entre la fusca o endrentu d'angún cortiju, sin luzimientu dengunu pol desinterés. El patrimoñu de Las Vegas Bajas, de los mas ricus en cualquiera de los tiempus, pos dende siempri án estau pobrás, se deja dil de mala manera, aborrandu la nuestra estoria, la nuestra memoria i quién amus síu i semus. El turista que venga paquí, vesita Meria, vesita Badajós i lo que está por meyu se inora, enque mas delitu tien que los nuestrus paisanus no conoçan que lo que agora es un imensu jardín de frutalis con casas aislás i cortijus tien una estoria tan antigua comu el ríu que cruzia.
Atijus a tentu de Cubillana:
-Alejandro Blas, La escuela de Cubillana.
-La Casa de los Nómada, Cubillana.
*Retrataúras de Julián Cádiz i Ismael Carmona.

No hay comentarios: